Para empezar unas cuantas cifras que no dejan resquicio para la duda acerca de lo impresionante que es el Gran Buda de Leshan: 71 metros de alto, una cabeza de 14,7 metros de altura y 10 de diámetro, píes de 11 metros de longitud y 5,5 de ancho y unos hombros de 28 metros de ancho. buda1 En resumen, la estatua de Buda más alta del mundo. Una auténtica joya que se encuentra en la provincia de Sichuan, en la parte central de China. Ahora que China está apostando fuerte por fortalecer su turismo, tanto emisor como receptor, y que los turistas occidentales parecen tener cada vez menos prejuicios a la hora de viajar a Asia, visitar el Gran Buda de Leshan supone una experiencia única e ineludible si recorre la zona sudoeste de China. La gigantesca estatua comenzó a realizarse, por orden de la dinastía Tang, en el 713. 90 años después, en el 803, terminó de tallarse. Se encuentra al este del monte Emei, justo en el punto de unión de tres ríos: el Dadu, el Quingyi y el Minjiang. Precisamente la Unesco declaró tanto al buda como al maravilloso paisaje del monte Emei como lugares patrimonio de la humanidad en 1996.

Destinia (P)

La imagen es la de un Buda Maitreya, con sus inmensas manos sobre las rodillas. Frente a sus ojos se encuentra la confluencia de los tres ríos mencionados. Al situarse en el acantilado del monte Lingyun, un lugar expuesto al máximo a las inclemencias del tiempo en forma de fuertes vientos e intensas lluvias, hubo de ser restaurado de arriba abajo en 1962. buda3 Tan impresionante es su visión que, a varios kilómetros de distancia, ya se pueden apreciar sus espectaculares dimensiones. Según los expertos, este lugar no tiene nada que envidiar a otros lugares turísticos por antonomasia como la Gran Esfinge egipcia o el Valle de los Faraones. Un paisaje que ofrece la fotografía de una montaña con forma de Buda o de un gigantesco Buda que surge de la montaña, no queda claro en la distancia. En definitiva, una majestuosa estatua emplazada en un monte, el Emei, que es historia viviente de China. No en vano, en él se construyó el primer templo budista del país asiático allá por el siglo I. buda2 Tiene algo más de 3.000 metros de altura, lo que la convierte en la más alta de las cuatro montañas sagradas chinas. Con más de 1.200 años de antigüedad, las tremendas proporciones del Buda lo convierten en uno de los lugares que más turistas recibe de China. Pero no sólo visitar la estatua merece la pena, en su entorno hay hasta 40 espacios declarados de interés turístico. Todo ello hace que la provincia china de Sichuan sea destino habitual de multitud de viajes turísticos.

Destinia (P)