Se llama Hamilton Pool, y es una piscina milenaria de origen natural ya que tiene miles de años de antigüedad.

Situada a menos de 40 kilómetros de Austin, Texas, se creó cuando la cúpula que cubría un río subterráneo colapsó, dejando al cielo abierto esta fosa de agua dulce.

 

Hamilton Pool

Hamilton Pool

 

Desde la década de los 60 se ha vuelto muy popular, tanto, que su visita está ahora regulada, llegando a cerrarse al público ciertos días por aglomeraciones y por peligro de inundación.

La piscina de Hamilton forma parte ahora de la reserva natural de Balcones Cayolands, área protegida de interés especial, sin ningún tipo de servicios ni alteración humana (aparte de los cientos de visitantes diarios).

Hamilton Pool

Hamilton Pool

Las paredes esculpidas por milenios de erosión del paso del agua, la frondosa vegetación, los juegos de luces que se crean por los reflejos del solo en el agua, y la cascada de agua perpetua que cae desde el cielo creando una ducha natural, hacen de este uno de los baños más deseados por los lugareños y los visitantes.

Hamilton Pool

Hamilton Pool