Conocida como la “ciudad madre” (por ser la primera que fue colonizada), Ciudad del Cabo es la segunda localidad con más habitantes de Sudáfrica (algo más de tres millones) y su capital legislativa. Históricamente ha sido el enclave que más turismo recibe del país y uno de los más importantes y visitados de África. Y no es casualidad. La capital de la Provincia Occidental del Cabo pone en bandeja al viajero una extraordinaria y variada oferta. Espacios verdes, playas, espectaculares paisajes, el puerto, montaña y calles puramente africanas.   Está situada en el sudoeste de Sudáfrica, alberga importantes instituciones del Gobierno y podemos considerarla, sin lugar a dudas, el territorio más cosmopolita de todo África. Por si fueran pocos alicientes, Ciudad del Cabo también es la excepción en un continente en el que muchos de sus territorios están marcados por los continuos enfrentamientos. Uno de los destinos turísticos de África a los que se puede viajar sin ningún tipo de miedo. La lista de opciones para el viajero es realmente amplia, pero, como es habitual, siempre hay una serie de lugares de obligada visita. Experiencias de ineludible disfrute. Como el puerto de Table Bay, uno de los que más movimiento comercial tiene de todo el sur del continente debido a su estratégico emplazamiento. Para no separarnos demasiado del agua, también sería imperdonable no disfrutar con las playas. Las primeras no europeas en ser merecedoras de la bandera azul. Ciudad del Cabo ofrece al viajero una gran variedad en lo que a posibilidades de baño se refiere. Playas de agua cristalina donde disfrutar con los habitantes del fondo marino, otras ideales para la práctica del surf y algunas pintiparadas para someterse a una buena jornada de rayos solares. Un completo menú en el que elegir. Quizás la de Clifton, unión de cuatro playas, sea la más conocida para el turismo.

Playa Clifton

Una vez que la toalla esté guardada, interesante desde el punto de vista histórico es ir en barco hasta Robben Island. Allí se encuentra la cárcel a la que fueron trasladados gran cantidad de presos en los oscuros años del apartheid. Entre ellos, el mítico Nelson Mandela. Del mar a las alturas. Anclado el barco, una buena opción es subir al teleférico que les llevará hasta Table Mountain “Montaña de la Mesa”. Incrustada en pleno parque nacional, desde su cima el viajero podrá deleitarse con las mejores vistas y paisajes de todo Ciudad del Cabo. Una magnifica fotografía de la Península del Cabo.

Table Mountain

Y, por supuesto, no podemos abandonar Ciudad del Cabo sin conocer sus calles, sus barrios, los lugares en los que los nativos hacen sus vidas. Zonas menos turísticas, pero igualmente atractivas para conocer una ciudad por dentro. Por ejemplo el barrio Bo-Kaap. Se encuentra en la colina Signal Hill y muestra una variedad cromática y cultural muy llamativa. Las personas que pueblan sus casas son, en gran número, descendientes de esclavos y musulmanes. Por ello, en el barrio hay más de una decena de mezquitas.

Bo-Kaap

Todo esto y mucho más es Ciudad del Cabo. Un buen lugar para viajar si decides dar el salto a África.

Destinia (P)